Clareta

El misterio del queso Clareta: ¿Qué secreto esconde este queso de cabra?

En el corazón de los Pirineos, en el pueblo de Girul, a 1.600 metros de altura, se encuentra la quesería Formatges Vall de Meranges, propiedad de Albert Pons. Desde el año 2000, Albert y su familia han estado elaborando quesos artesanales con leche cruda de ovejas de su propio rebaño. Sin embargo, hay un queso que rompe con esta tradición: el Clareta, un queso de cabra que surge de la excelente calidad de la leche de siete cabras de la granja. ¿Qué hace que este queso sea tan especial?

Orígenes del Clareta

El Clareta es un queso artesanal que nació de la pasión de Albert por la elaboración de quesos. En su búsqueda de nuevos sabores y texturas, decidió experimentar con la leche de cabra, y así nació el Clareta. La denominación de origen de este queso no es protegida, ya que se trata de una creación única de la quesería Formatges Vall de Meranges.

Características del Clareta

El Clareta es un queso de leche cruda de cabra, con una cuajada mixta y una pasta semi-blanda. La apariencia exterior es rústica, con una forma de disco plano y una corteza rugosa de color pardo-grisáceo. La pasta es compacta y aromática, con un textura densa y uniforme. Al paladar, es mantecoso y ligeramente granulado, con un sabor a frutos secos y un retrogusto agradablemente ácido.

El contenido de materia grasa del Clareta es del 45%, lo que lo hace apto para aquellos que buscan un queso más ligero. La maduración del queso es de aproximadamente 2 meses, lo que le da un sabor intenso y complejo.

Vinos de maridaje para el Clareta

Para disfrutar de todo el sabor del Clareta, se recomienda acompañarlo con un vino blanco seco y fresco, como el Cava o el Xarel·lo. El Clareta también se puede disfrutar con un vino tinto ligero, como el Garnacha o el Monastrell.

Región de origen

El Clareta se elabora en la región de Cataluña, en el pueblo de Girul, en el corazón de los Pirineos. La quesería Formatges Vall de Meranges se encuentra en una ubicación privilegiada, rodeada de montañas y prados de ovejas y cabras.

El nombre del queso Clareta es un diminutivo de Clara, el nombre de la hija de Albert Pons. Este detalle nos habla de la pasión y el amor que se pone en la elaboración de cada queso.

Otros quesos de la quesería Formatges Vall de Meranges

Además del Clareta, la quesería Formatges Vall de Meranges elabora otros 7 tipos de quesos de leche de oveja, cada uno con su propio carácter y personalidad.

El l’Estringoll es un queso de cuajada láctica, con una pasta blanda y corteza florecida. El l’Estringoll amb Pebre es la versión cubierta con pimienta molida, mientras que el l’Estringoll amb herbes lleva hierbas aromáticas.

El Cremós de Girul es un queso de pasta blanda, con cuajada mixta y corteza florecida. Todos estos quesos se comen con la piel, lo que añade un toque extra de sabor y textura.

La quesería Formatges Vall de Meranges controla todo el proceso, desde la alimentación y ordeño de las ovejas y cabras hasta la elaboración, el afinado y la distribución de los quesos. Esta atención al detalle es lo que hace que sus quesos sean excepcionales.

¿Qué te gustaría probar el Clareta con? ¿Con miel, sobre ensaladas o en bocadillos? ¿O prefieres acompañarlo con una copa de Cava bien fría? La elección es tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio